LOS GENERALES DE CASTRO HABLAN DE LA CUBA DE AYER.

Habla el General de Cuerpo de Ejército Abelardo Colome Ibarra, alias "Furry". (Paginas 18 a 20).-

"Mi infancia transcurrio en Cuartel de Pardo No. 505, esquina a Aguilera, en Santiago de Cuba. Mi mama era obrera de la fabrica de galleticas "Bieiro". Mi papa era gastronomico. Trabajo en el "Baturro" y en otros cafes. Tambien fue empleado de los almacenes que estaban cerca de la Alameda Michelsen. No fui buen estudiante. Los primeros grados los hice en una escuela publica donde una hermana de mi papa era maestra. Me llevaba aprisa. Si realizaba alguna travesura propia de un niño de cinco o seis años. me obligaba a estirar las manos y con la regla me sonaba. La secundaria la hice en la escuela publica Romeo. Al terminar, como me gustaba mas la cosa manual, matriculé en Artes y Oficios, para hacerme tecnico electricista, pero no llegue a terminar el primer año. Como no me gustaba estudiar me incorporaba a las manifestaciones de protesta, para librarme de las clases y no por sentimientos revolucionarios. Era la epoca en que los muchachos del barrio nos reuniamos para hacer cuentos, maldadades, un mundo bastante normal sin mayores penas ni glorias, hasta que se produce el ataque al Cuartel "Moncada". "En esos momentos vivia por el Reparto Santa Barbara.

Cuando senti los disparos me encarame en el techo de la casa para tratar de ver que estaba pasando. El comentario general era que los guardias se estaban fajando entre si. Los viejos se volvieron a mudar. Esta vez para San Agustin y San Basilio. En la esquina habia una farmacia en la que trabajaba como mensajero mi amigo Benigno Bravo. Despues que terminaba las clases me enganchaba detras de el en una motocicleta y lo ayudaba a distribuir medicinas adomicilio. Tambien repartia mandados con Jesus, un chino cubano hijo del dueño de una bodega. Por cierto, antes de acostarme iba a tomar por cinco centavos cada uno, en union de Daois Santiago Diaz, un amigo de la infancia, un batido de zapote (mamey), exquisito. Jamas he vuelto a empatarme con un batido tan sabroso".

NOTA DE LA VOZ DE CUBA LIBRA: EN ESTE RELATO DEL GENERAL ABELARDO COLOME IBARRA SE PALPA CONTINUAMENTE EL AMBIENTE DE PAZ Y TRANQUILIDAD CON QUE VIVIAN LOS OBREROS EN LA CUBA DEMOCRATICA. NOS DICE DEL TRABAJO DE LA MAMA Y DE LA TIA. EL PADRE CAMBIA DE TRABAJO CADA VEZ QUE LE ES NECESARIO. CAMBIAN SU DOMICILIO DE IGUAL MANERA. COMO ESTUDIANTE PODIA ESCOGER LOS ESTUDIOS QUE QUISIERA. Y LAS FRASES MAS SIGNIFICATIVAS, SIN LUGAR A DUDAS, ES CUANDO DICE: " ERA LA EPOCA EN QUE LOS MUCHACHOS DEL BARRIO NOS REUNIAMOS PARA HACER CUENTOS, MALDADES. UN MUNDO BASTANTE NORMAL SIN MAYORES PENAS NI GLORIAS, HASTA QUE SE PRODUCE EL MONCADA". Y DE IGUAL MANERA CUANDO LLENO DE NOSTALGIA EXCLAMA "JAMAS HE VUELTO A EMPATARME CON UN BATIDO TAN SABROSO". HOY, DESDE EL PODER FORMA PARTE DE LOS QUE IMPIDEN QUE EL PUEBLO DE CUBA PUEDA VIVIR CON LA SEGURIDAD, LA ALEGRIA, LA LIBERTAD Y LA ESPERA DEL PORVENIR CON LA TRANQUILIDAD CON QUE EL LO HIZO. ¡Y MUCHO MENOS TOMARSE UN BATIDO DE MAMEY ANTES DE IRSE A ACOSTAR!